Recordatorios

Adriana Fournier Uriegas



Nubes que pasan despacio y se disipan con el tiempo, enredaderas que se aferran y resisten, hormigas que colaboran,

pájaros que pierden el miedo a volar

(tienen que hacerlo).


Insectos que sobreviven tormentas,

capullos que florecen en pleno invierno,

frutos que maduran, caen

y dejan sus semillas detrás.


En el jardín abundan la paciencia y la resiliencia.

El frío refresca y a veces corta.

El calor revive y a veces quema.

No importa la estación para encontrar belleza.

Se respira calma

(a veces se estornuda incomodidad).


En el jardín una observa, escucha y siente

(se admira la vida).

Una se diluye y se entrelaza con los colores, con lo otro.

Ahí ya no hay yo, todo es, todo pasa.





Fotografías de la autora.