In Between

Emmaline Rosado



Preludio


Que dejar atrás un camino y recomenzar bajo el sueño de una nueva travesía es una historia que requiere de dos voces, la que fui y la que pretendo ser… Porque en el intermedio de esta historia no hay una identidad, no hay una sola voz, hay gritos del pasado y murmullos del futuro… no hay destino cierto que parta del presente incierto. Es así que la dialéctica de estas voces se construye, es así que el intervalo se desarrolla como el mismo clímax de la historia…


I


Os caminhos são aqueles que nossos passos constroem ao caminhar,

Mas são os caminhos inesperados aqueles que nos levam ao sonhar,

E quando temos o coragem de sonhar,

Já não há nada que impedia-nos voar.


II


Dejar atrás aquello que nos define,

-que nos hizo quienes somos-

Dejar atrás los sueños y la pasión,

-de eso que nos definió-

Dejar atrás, para recomenzar,

-estando en la mitad-

En la mitad de un nuevo sueño, de una proeza,

-y de un poema-

Es así que me encuentro,

-en la mitad-

Mitad de quien fui y quien quisiera ser,

-mitad de mí-

Mitad de lo que fui y de lo que seré.


III


As vezes precisamos da agonía e da soledade,

Para restaurar a paixão e o coragem,

Fazer da vida uma travessia e um contínuo viagem,

E ter a sabiduría de usufruir cada instante.

Mesmo assim que saltemos para o abismo,

Mesmo que fiquemos nas trevas do vazio.

Encontrar a paixão e a vontade,

Desde o mais profundo sofrimento.


IV


Recomenzar es mirar al vacío,

Vagar sin rumbo en la obscuridad,

-es temer encontrar-

Un camino que nos lleve a naufragar,

-soñar el infinito del mar-

Perdernos en la trampa de quererlo atravesar.

Comenzar, recomenzar,

Para dejar atrás un sueño,

-y escribir uno nuevo-

Comenzar a volar,

Recomenzar desde el suelo,

Es así el arduo camino,

Es así que buscamos un destino.


V


Sou fado e não sou fado,

Vivo na voz desse triste lamento,

Vivo no meio deste duelo.

Sou fado e não sou fado,

Encontro na saudade um aliado,

Dos sonhos não lembrados.

Sou fado e não sou fado,

A minha voz é dor do coração,

Minha letra só está fría oração.

Sou fado e não sou fado,

Esquecimento não fica no meu dicionário,

Saudade nunca falta no meu diário.

Sou fado e não sou fado,

Não posso deixar de ser fado,

E nunca mais serei fado.

¿O que seria da maior alegria,

sem o mais profundo sofrimento?


VI


La travesía de un sueño,

De un camino sin andar

Son los senderos sin dueño

Que con valor decidimos transitar

Me encontré,

Tantas veces tan ausente

En un andar,

Que anhelaba terminar

Pero el presente tan latente

Me obligaba a continuar

Enfrenté

-sigo enfrentando-

Miedos, incertezas, inseguridad

-batallas que no han de terminar-

Me encontré

-me seguiré encontrando-

Delirios, encrucijadas, dualidad

-realidades que no han de terminar-

Me pregunté


-Y seguiré preguntando-

¿Por qué este camino andado?

¿Por qué dejar rastro pisado?

Y respondí

-sin certeza, decidí-

Que la travesía andada,

Herida y desgastada me dejaba,

Si el camino andado tras el sueño

En pesadillas se ha tornado

Prueba es que algo he olvidado,

O simplemente no he recordado,

Este sueño, nunca fue un destino

-simple travesía de un camino-

Camino que al andar, aprendimos a caminar.

Recorrer, replantear y volver a soñar

Fue la fórmula para continuar

En una carrera contra el tiempo

Que no parecía terminar

Y ahora frente al espejismo de un final


Es difícil definir donde empieza el júbilo

-y termina la desesperación-

¿Dónde está el gozo de la conclusión?...

Fotografía de la autora.