Garambullo

Lucrecia Arcos Alcaraz



…cuerpo que flota, luz, oleaje; todo es del viento y el viento es aire siempre de viaje.

Octavio Paz, “Viento”



Eres vástago de la penumbra

y poblador del titubeo,

peregrino a corazón contrito

anunciado en la oclusión

de tu genealogía.


Este tiempo de arrullo inquieto

es el bullicio donde descubro

que tú también arrastras y lamentas

la sinrazón de la desmemoria,

y que te quiero,

aunque quizá hoy en día

las palabras sean sólo entrañas,

y la voz otro órgano

calado

destinado al agotamiento.


Acaso es tu cuerpo sedimento de pesares,

y quizá por eso hueles diferente cada día,

eres efluvio incierto,

páramo aparente,

o la efigie de aquel gorrión

que con vehemencia pía.


Hueles a miedo,

y quizá por eso hueles diferente cada día,

eres también floresta incipiente,

garambullo que con mis aguas confluye.


Hueles a tierra húmeda y oscura,

y quizá por eso con tus manos

el tormento busca redención en la labranza.

Fotografía de la autora, parte del proyecto Flores del encierro.