Editorial

Editorial

Mariana Abreu Olvera

Mariana Costa Villegas

Adriana Fournier Uriegas




¡Con particular emoción les presentamos nuestro séptimo número! En esta ocasión, para conmemorar el 8 de marzo, hemos reunido las voces de varias mujeres que nos hablan de su experiencia de libertad. El Día Internacional de la Mujer tiene una gran importancia política, pues conmemora las luchas feministas que han traído grandes transformaciones en la vida de las mujeres, en la civilización, en la sociedad. Sin embargo, en muchos espacios, se ha convertido en un día que exalta la misoginia, al hablar de la violencia contra las mujeres sin señalar a los culpables de esa violencia. Este discurso termina por culpar a las mujeres de la violencia machista, al presentarla como producto de una discriminación ocasionada por el hecho mismo de ser mujer, y no por el odio de quienes cometen los crímenes.


No necesitamos más discursos que hablen de la miseria femenina. No necesitamos que la violencia machista se atribuya a la naturaleza de ser mujer sino a los hombres que la ejercen contra nosotras. (María-Milagros Rivera). Porque “la libertad a una mujer le corresponde a causa de su ser mujer y no a pesar de su sexo.” (Lia Cigarini, La política del deseo). Con esto en mente, hemos decidido dedicar este número a la expresión de lo que las mujeres tenemos que decir de nosotras mismas y sobre nuestra libertad.


La escritura y las expresiones de creatividad son por sí mismas una manifestación de libertad y de sinceridad. Las colaboraciones aquí reunidas son además una evidencia de estas palabras de Luisa Muraro: “las mujeres reales empezaron a existir como sujetos deseantes y hablantes autónomamente, y [...] esta existencia está destinada por su naturaleza, a tomarle la delantera a lo Femenino fantaseado por los hombres, y por tantos hombres puesto en el lugar de lo que las mujeres de carne y hueso son: una existencia más variada y rica que ese Femenino al que cada vez menos mujeres se prestarán a sostener, por lo que el mundo no volverá a ser el mismo.” (La indecible suerte de nacer mujer) Así, en las trece colaboraciones de este número, y en las imágenes que las acompañan, se encarna lo que diversas mujeres tienen que decir sobre sí.


Mariana Abreu Olvera entrevista a María-Milagros Rivera Garretas sobre su libro El placer femenino es clitórico y sobre otros temas, como la política de las mujeres y la autoridad femenina. Caro Narváez se encuentra con Sor Juana Inés de la Cruz en un collage en el único autorretrato que existe de Sor Juana. Ale Moreno Buendía nos comparte aprendizajes y reflexiones que han sido posibles gracias a la presencia y fuerza de una de sus mujeres guía, su abuela. Ana Laura Rodríguez nos deleita con su poemario “La higuera”, en el cual nos comparte experiencias de placer y de libertad. Giovanna Mondragón relata el camino que la ha llevado a cuestionarse las imposiciones masculinas sobre el “ser mujer” y las revelaciones que ha descubierto en este sinuoso tránsito. Karen Olivera le da un giro a la terminología misógina y nos invita a la posibilidad de resignificar aquello que supuestamente nos define. Patricia Martínez nos comparte el flujo de su conciencia, el cual tiene salida a través de su escritura poética. Mariana Sierra presenta un relato con un personaje femenino que sólo una mujer puede representar de forma tan sincera.


El texto de Gabriela Muñoz nos asoma a la libertad que permite la individualidad, a un goce que, en ocasiones, sólo es posible gracias a la soledad. Patricia Crespo nos comparte un poema carnal que expresa un deseo. María Fernanda Marín juega con la superposición de la escritura sobre la imagen en un texto que explora la libertad femenina a partir del cuerpo. Erika Luna y Sofía Giordano nos invitan a conocer DAMUSA, un proyecto que busca repensar el análisis de datos desde una mirada feminista. Arantxa López Quevedo propone resignificar el 8 de marzo a partir de los cambios suscitados en los últimos años y encuentra la convivencia de la belleza y la fealdad en las manifestaciones que conmemoran esta fecha.


Esperamos que disfruten la lectura de este número tanto como nosotras y sobre todo, deseamos que sigamos creando, construyendo y gozando de la libertad femenina.

Fotografía de Mariana Costa Villegas