Editorial

Mariana Costa Villegas

Mariana Abreu Olvera

Adriana Fournier



¡Con la alegría de siempre les presentamos el número trece de Pluvia! Empezamos el segundo año de nuestra revista con dos inquietudes que nos mueven particularmente, y que se entrelazan indudablemente: las expresiones visuales y las creaciones hechas por mujeres sobre mujeres. Casi todas las colaboraciones de este número son retratos visuales de mujeres creadoras, uno de ellos hecho en relación también con un hombre.


La cultura visual de las mujeres ha sido fundamental para repensar la forma en que generamos significados sobre nosotras mismas y sobre la realidad que nos rodea. Las manifestaciones visuales femeninas son, además, una muestra importantísima de la creatividad como herramienta política. En este número, hemos recibido colaboraciones que son una evidencia innegable de la libertad femenina, de las relaciones entre mujeres, de la presencia de la genealogía de creadoras y de la relación de las mujeres con su cuerpo y su intimidad.


Belén Elorrieta nos comparte su cuadro Maternidad, una creación colorida y preciosa sobre una madre con su hija. La ilustración de Marurcia Miranda (marte), Mi vulnerabilidad, proyecta la belleza de un momento tan íntimo como el de tomar una ducha, “un templo hecho por un cuerpo de agua, en el que no tememos mostrarnos como somos.” Caro Narváez nos da el regalo de mirar su hermoso collage Pita Amor entre mis amores, un homenaje a la grandeza de esta escritora mexicana. En el mismo sentido, Sofía Abreu Olvera en su maravilloso dibujo Lianne desde casa, nos comparte un momento en el que mira a la cantante Lianne La Havas en un concierto virtual. Daphne Alfaro y Maximiliano Moreno presentan una ilustración de su proyecto Líneas, una bella representación del erotismo. Alejandra Abraham hace un retrato escrito de una mujer que era bruja, perseguida por la Inquisición; un relato sobre la genealogía de conocimientos femeninos. Mariana Abreu Olvera publica una serie de retratos de sus amigas, a través de partes del cuerpo, y nos invita a repensar los vínculos entre la amistad, el cuerpo y el sentir.


Esperamos que este número les parezca inspirador, evocador y que sea para ustedes fuente de un goce artístico particular.