Poemas seleccionados del poemario inédito Suena en una lágrima todo

Nelly Marco




Si esta poesía fuera como las hojas de mi diario

ya no alcanzaría papel

para delinear el verso que pretendo esconder.

Inevitable sería su fuga

porque ni el margen ni la timidez lo ahorcaría.


Un día la hoja en blanco fue vuelo

después cárcel,

ahora imposible.

Ya mis versos no atajo en este recuadro

parecen que han tomado vida

y me indican el paso.


No me entrego del todo…

me niego a la luz de un foco

que extirpa la mirada limpia

y daña el secreto

entre un dolor interno

y un verso puesto

en este ladrillo

pesado y denso

que es ahora estrofa y mas nunca

secreto.





Inventa que esta palabra caiga redonda sobre otra

juega a que una letra rime con la otra.

¿Por qué te detienes?

¿Por qué temes?

Si compones sin mirar de lado o de frente

compones sí solo miras adentro

pese al mugre y la inmundicia

que trae consigo tu adentro.


Has de ser un gusano

que vago en el suelo

sonríe por ser ajeno…

ajeno a este ruido ajeno

mucho más áspero que el polvo

en su mundo rastrero.


Parece que necesito una ilusión para mañana

¿de cuál historia me aferraré esta vez?

Será de un escrito viejo de la bóveda

que pueda agarrar mi alma

hasta juntarla con el silencio del pasado,

con ese que refunfuña en cuadrado reservado.


Pero…

No he de imaginar mañana,

Mañana solo queda escrita aquí,

para no dejarla hacer realidad,

sino mención de inexistencia.



Fotografía de Mariana Abreu Olvera